El poderoso Breitling Superocean

Hoy vamos a hablar sobre un reloj que es el sueño de muchos amantes de la alta relojería: el Breitling Superocean. El reloj fue lanzado en 1957 y Breitling siempre ha tratado de mejorar con el objetivo de que el modelo pudiera acompañar a los buzos profesionales, militares e incluso los amantes del buceo por placer en todos los mares del mundo y en las grandes profundidades.

Todo el reloj ha sido adaptado para la práctica del buceo. Los números árabes son grandes y legibles, brillan en la oscuridad y la esfera tiene una cuenta regresiva decreciente de los últimos quince minutos del tiempo de inmersión y un triángulo con el punto de referencia luminiscente situado a las 12h.

Además, la caja de acero satinado o pulido del reloj es reforzada, de modo que puede observarse en las profundidades de 200 m a 1000m, teniendo las opciones de esfera azul y negro. Los movimientos del modelo son mecánicos de cuerda automática, además de tener cronómetros certificados por el COSC (Control Oficial Suizo de Cronómetros), lo que garantiza una actuación perfecta y precisa.

El Breitling Superocean es un reloj elegante que combina estilo y rendimiento. Un modelo con un diseño optimizado, por lo que es ideal para las prácticas deportivas en grandes profundidades. Una marca suiza como Breitling, que tiene la tradición de la alta relojería desde 1884, no podía hacer nada menos que un reloj impecable como este.

Breitling también ha incluido en su colección un modelo con 36 milímetros de diámetro y una caja pulida; que puede ser adquirido en color negro o en color blanco (ésta última, versión femenina). Sin duda, Breitling no escatima en la producción de relojes de la mejor calidad, y este último diseño es la prueba; mejorando año con año tanto el diseño como las características del mecanismo de sus relojes.